7 ideas para aumentar tus ventas

Aumentar las ventas es algo que queremos todos. Te cuento lo que no podés dejar de hacer si querés lograrlo.

La semana pasada recibí un correo de Tatiana de Desirée preguntándome sobre las estrategias de ventas. Mientras charlábamos por email, le comenté que en el post de hoy escribiría algo sobre esto.

Y acá estoy, cumpliendo con lo prometido.

No importa si estás recién comenzando un negocio, si llevás años en él o solamente tenés la idea de empezar en algún momento. En todos los casos, podés implementar estos consejos para que las ventas de tus productos o servicios aumenten.

 

1# Tener hiper claro a quién le querés vender

Ya te conté sobre conocer más a tu cliente, en realidad, conocerlo todo lo que puedas. ¿Sabés por qué soy repetitiva? porque es un punto clave desde donde partir.

Los pasos que siguen van a ser destinados a buscar y llegar a este público. Si no sabés a quién le querés vender, entonces encontrarlo va a ser como jugar a la búsqueda del tesoro. Mejor simplificar el esfuerzo, no?

 

2# Un correo, teléfono o página web para que te encuentren

Otra obviedad, no? Ojo, que a veces no lo es. Me pasó de conocer emprededores en diferentes lugares, intercambiar tarjetas y cuando quise contactarme la tarjeta no tenía ni una dirección de email, ni un teléfono. Sólo la fan page, y justo había un montón con el mismo nombre.

¿Sabés lo que me llevó encontrar por la foto de perfil cuál era que el yo buscaba?

No todo el mundo se toma esa molestia y eso son clientes perdidos.

Por lo tanto, poné visible las formas de contactarte. Mismo si tenés página web, a veces las personas prefieren el contacto telefónico o escribir un mail.

De más está decir, que responder a los correos y llamadas es indispensable.

 

3# Participar en redes sociales

Elegí las que más te gusten y con las que te sientas más cómodo. Parece que no, pero te lleva un montón de tiempo interactuar.

Porque estoy hablando de participar activamente, no solo publicando tus productos y servicios, sino haciendo intercambio de ideas y opiniones.

Como en el punto anterior, contestá todos los mensajes y comentarios que te hagan.

Personalmente no me gusta cuando veo que alguien escribe un comentario en una publicación y nadie le contesta. Pienso “pobre persona, se queda hablando sola”. Quizás el dueño de esa fan page le contestó por privado. Pero la percepción del resto de seguidores que llegan a ese comentario tienen otra percepción.

Si participás en Twitter o Instagram, no hagas el famoso “follow-unfollow”.  Es decir, buscar personas para seguir, porque sabés que una de las costumbres es devolver la gentileza siguiéndote. Y cuando lográs que te siga, lo dejás de seguir.

¿De qué te sirve que te siga gente que no tiene nada que ver con tu público ideal?

Recordá esto, cuando andes por las redes sociales.

 

4# Conectar con influencers

En todo proceso de compra existe un influenciador. En las madres son sus hijos, en las parejas puede ser el hombre o la mujer, en un grupo de amigos puede ser el que tenga más liderazgo. Siempre alguien influencia a alguien más.

Antes se los conocía más como líderes de opinión. Es la persona que tiene la autoridad necesaria para hablar de ciertos temas.

Prendé la tele y fijate en las publicidades. Hay un montón de ejemplos al respecto.

Buscá en tu rubro quienes son estas personas y contactate con ellas. Quizás no sea fácil porque imaginarás que hay muchas marcas queriendo contactarlas. Escribiles y ofreceles tu producto y servicio de regalo. A cambio ellos harán difusión de tu marca.

 

5# Publicitar tus productos y servicios

Ya que estamos hablando de la difusión, la publicidad suma para hacer conocer tu emprendimiento y eso hace llegar más clientes, y en consecuencia más ventas.

Hoy en día no es necesario invertir mucho dinero en publicidad. Según sea tu emprendimiento puede ser desde participar en algún directorio de tu ciudad, repartir folletos, participar en eventos, hasta llegar la publicidad en Google y Facebook.

Las variantes son muchas, es cuestión de que busques las que más se ajusta a vos.

 

6# Hacer análisis de ventas y ganancias

¿Te suena raro? No lo es tanto! Así como es necesario conocer a tus clientes, también tenés que conocer tu situación.

¿Para qué?

Para determinar cuáles productos o servicios son con los que podrías crecer más rápidamente, cuáles no son tan fructíferos y si te está faltando algo que es importante para tu público.

 

7# Networking

Compartir experiencias y conocimiento siempre es una manera de hacer crecer tu negocio.

Te permite hacer sinergia con otros emprendedores, complementarse en lo que ofrecen e incluso crear alianzas nuevas. No desaproveches estas oportunidades.

 

Si logras implementar estos tips en tu emprendimiento y mantenés la constancia, verás tus números ir mejorando día a día.

Quizás al principio sean más consultas que se irán transformando en ventas. El objetivo principal es que más gente te conozca y te elija.

 

aumentar ventas, estrategia de ventas, emprendimientos

 

Contame en los comentarios si ya estás haciendo alguna de estas y tus resultados.

3 maneras de diferenciarte de la competencia

¿Cómo diferenciar tu negocio de la competencia?

Seguramente te preguntaste más de una vez cómo diferenciar tu negocio de la competencia. Te cuento las maneras para que encuentres tu propia diferenciación.

Una de las mayores preocupaciones que todos tenemos cuando comenzamos un emprendimiento es no pasar desapercibidos.

No importa el rubro de tu producto o servicio, seguramente tengas competencia y bastante.

Entonces es cuando necesitás encontrar algo que no sea igual al resto. Y cuando lo encuentres, comunicarlo de la mejor manera.

¿Cómo podés diferenciarte?

1. Por el precio

Quizás una de las formas más tentadora pero más compleja a la vez.

Tentadora porque es la variable del marketing mix que pareciera que fuera la más rápida de accionar. Pero saber hacer un buen posicionamiento de precios puede llevarte algún tiempo. Debés conocer la percepción de tu cliente ideal y los precios de la competencia.

Así y todo, si tu elección es diferenciarte en precios, tenés dos opciones: o el más barato o el más caro del rubro. 

Las dos estrategias son correctas, siempre y cuando estén de la mano de tu estrategia global.  Por ejemplo, si vendés lámparas de diseño exclusivo, difícilmente sean las más baratas del sector, seguramente el precio acompaña “lo exclusivo”. Tus clientes deberán ser también personas con cierto poder adquisitivo.

Si elegís ser el más barato, no significa que resignes calidad del producto o servicio. Es porque logras bajar tus costos y puedes ofrecer precios más baratos manteniendo el margen de ganancia.

2. Por el valor

Y acá tengo que hacer una aclaración. Porque lo que estamos buscando con este post, es encontrar el valor diferencial de tu emprendimiento.

A lo que me refiero en este punto es al valor de tu producto o servicio. Si tenés un producto que tiene cualidades mucho mejores que la del resto del segmento, ese es la variable que te hará diferente. Y de esa variable es de la que tenés que agarrarte para sobresalir.

Podés posicionarte como el mejor de la categoría por ejemplo. Seguramente ahora te vengan a la mente productos y servicios que se posicionan así. Incluso las personas tienen este posicionamiento: ¿el mejor jugador de fútbol te suena?

Si es tu caso que tenés lo mejor, no dudes que esta es tu variable de diferenciación.

Solo un consejo, sé sincero con vos mismo para determinar esto. Analiza la competencia y reconoce si no es eres el mejor. Te harás un favor a vos y a tu emprendimiento.

3. Por el servicio

Te hablo del servicio adicional que brindás a tus clientes y consumidores. Y es tan válido como las dos anteriores que te conté.

Una buena atención al cliente es fundamental en todos los negocios. Pero podés destacarte especialmente en este aspecto brindando un servicio que el resto de tus competidores no lo haga.

¡Pueden ser muchas cosas! Desde los canales de atención a las dudas: teléfono, mail, web, whatsapp, etc hasta las formas de envío si es que vendes productos. Tu emprendimiento puede caracterizarse por ejemplo por envío dentro de las 48 hs o sin cargo.

Eso sí, lo que ofrezcas debe estar dentro del precio de tu producto o servicio, no cobrar adicionalmente por ello.

Y lo más importante, cumplirlo siempre.

Cualquier diferenciación que elijas, lo verdaderamente importante es que tus clientes se enteren.

De nada sirve que la diferenciación quede solo en tu mente o anotada en tu cuaderno de ideas.  Tenés que comunicarla, hacer que tus clientes actuales y los potenciales tenga en concepto en claro.

Eso hará que al momento de elegir, tu emprendimiento esté primero en sus mentes.

Si todavía no se te ocurre cual puede ser tu diferencial, te tengo una idea: pregunta a tus clientes.

Estoy segura que te sorprenderás con las respuestas.

Y como hay que predicar con el ejemplo, te invito a que contestes una pequeña encuesta que estoy haciendo en mi comunidad.  De paso, puedes tomarla de inspiración para hacer la tuya!

estrategia de precios, como poner los precios